Alimentación y cáncer metastásico

Written by on 18 enero, 2018 in Critica, Medicina, Sociedad - No comments

La susodicha estaba afecta, según afirma, de un cáncer ovárico con metástasis óseas y pulmonares. En tal situación, el único tratamiento con posibilidades es la quimioterapia y, aún así, la regresión completa es infrecuente. Combinar la misma con determinada alimentación podrá seguramente contribuir a un mejor estado físico y superior tolerancia farmacológica, pero de ahí a atribuir a la semilla de lino o el brócoli su respuesta completa (desaparición de la enfermedad), media un abismo. Y sus declaraciones son exponente del nulo conocimiento de la tal Odile sobre oncología.

Su percepción es análoga a la de quienes combinan los tratamientos convencionales, de probada eficacia -no siempre, desafortunadamente-, con las ocurrencias más variopintas: desde la auriculoterapia a lavativas de café o la meditación trascendental. Pero atribuir a homeopatía o acupuntura los resultados terapéuticos, no resiste el mínimo rigor analítico.Una cosa es que, excepcionalmente, se hayan comprobado remisiones espontáneas -de causa aún por determinar con exactitud-, y curaciones en estadios avanzados de determinadas neoplasias (hay más 200 cánceres, según su orígen) merced a la medicina científica, y otra distinta atribuir a la cocina, como hace, su favorable evolución. Apostar por la cúrcuma o los alimentos crudos me parece muy bien como estrategia profiláctica -preventiva-, pero relacionarlos con la remisión de un tumor que ha metastatizado, es clara evidencia de que a esta médico general, por lo que hace a la oncología, le queda mucho por aprender. Y para empezar, que cuando las opiniones no tienen fundamento, mejor calladita y ponerse a estudiar.

[14 de enero de2018]

 

 

 

 

 

©Gustavo Catalán. All Rights Reserved

About the Author

J. GUSTAVO CATALÁN Nacido en Guipúzcoa. Licenciado y Doctor en Medicina (1990) por la Universidad de Barcelona. Especialista en Oncología y Endocrinología. Diplomado en Metodología Estadística por la Universidad de París y en Sanidad (Escuela Nacional de Sanidad,1982). Tras ocupar la subdirección del Centro Regional de Oncología de Baleares, jefe de la Sección de Oncología del Hospital General de Mallorca hasta 2002 y, posteriormente, jefe del Servicio de Oncología del Hospital Son Llàtzer (Ibsalut) hasta 2011. En la actualidad, ejerzo en el ámbito privado. Autor o coautor de más de 100 artículos y diez libros sobre la especialidad. Miembro electo de tres sociedades científicas nacionales y dos internacionales (European Association for Cancer Research y European Society for Medical oncology). He formado parte del comité editorial en cuatro revistas profesionales y becado por trabajos de investigación en ocho ocasiones. En 1987 obtuve el Premio Ciudad de Palma en el área de investigación científica. EN CUANTO A LAS LETRAS… En 1993, el primer libro de relatos: "De una cierta desmesura" (Edit. Prensa Universitaria. Palma de Mallorca) y, en 1997, el segundo: "Mi Giovanna por tres horas". Otros cuentos en volúmenes colectivos (1996, Edit. Noesis, Madrid; Edit. Ergon en 2005 y 2007…). Autor de las novelas “No habrá quien nos pueda separá más nunca” (Edit. Olañeta, Palma de Mallorca, 2000), “La fosa común” (Edit. Huerga y Fierro, Madrid, 2001) y, en la misma Editorial, “Tiempo de Despedidas” (2006) y “Frente a mí” (2014). También colabora en prensa con asiduidad. Autor de la columna semanal “Polvo de Letras” en la revista “Illespress” hasta su extinción y, desde hace 17 años, los domingos, columnista de opinión en “Diario de Mallorca”. Colaborador asimismo de la revista digital "Palabra Abierta", de Eastvale, California. En 2013 inició el blog “contar es vivir (te)” (http://gustavocatalanblog.com).

Leave a Comment