Oír de politólogos y echarme a temblar

Política. Sociedad.
Por 
Politólogos 1Expertos en planes, circunstancias y comportamientos que obedecen a múltiples causas: inexplicadas o en ocasiones inexplicables pero que esos especialistas, de no conocerlas, pueden imaginarlas y punto. Politólogos para analizar comportamientos y digresiones de unos indivíduos que pueden decir y hacer lo que mejor convenga a sus inconfesados intereses o a sus fanáticos prejuicios. Ahí tienen desde Trump a Maduro pasando por Rajoy o el que en su día se vió Presidente como politólogo que es y en consecuencia – émulo de Casandra-, capaz de leer el futuro.Politólogos 2
El caso es que las conclusiones de esos supuestos sabelotodo resultan con más endeble fundamento que las encuestas de opinión y éstas, a lo que hemos visto, con menor acierto que la predicción del tiempo a meses vista.
Politólogos 3¿Una ciencia social la politología? ¿Con base científica? ¡Venga ya! No puede suponerse objetividad en quien intenta predecir y explicar lo que suele ser consecuencia de hipocresías, adanismos y contubernios varios. En semejante contexto y más que dibujar la realidad, lo que hacen es crearla a su antojo. Virtual, por supuesto, y tan cambiante como efímeras son las apuestas y declaraciones de sus analizados. En pocas palabras: merostuttólogos con título universitario para copar los medios y largar por los codos con base en eliminar las diferencias entre lo que sucede, sus porqués y lo que ellos nos cuentan que sucede.
Politólogos 4Comentaristas sin freno ni límite a sus devaneos deductivos, un día tras otro y con cara de quien está de vuelta. Como alguien dijo de los filósofos -con intención muy aviesa, por cierto-, sabiendo nada de todo, pero capaces de aparentar el mismo rigor en unas conclusiones que al día siguiente podrán ser justamente las contrarias. Especialistas en intelectualizar el espectáculo, la propia inepcia o la de aquellos que han incluído en su agenda de disección. Me recuerdan todos, con unos años más, al pequeño Nicolás y su seguridad enraizada en la ficción. Pero rentable merced a la pasividad y credulidad de los espectadores.

 

 

Gustavo Catalán

 

 

 

 

 

 


©Gustavo Catalán. All Rights Reserved

About the Author

J. GUSTAVO CATALÁN Nacido en Guipúzcoa. Licenciado y Doctor en Medicina (1990) por la Universidad de Barcelona. Especialista en Oncología y Endocrinología. Diplomado en Metodología Estadística por la Universidad de París y en Sanidad (Escuela Nacional de Sanidad,1982). Tras ocupar la subdirección del Centro Regional de Oncología de Baleares, jefe de la Sección de Oncología del Hospital General de Mallorca hasta 2002 y, posteriormente, jefe del Servicio de Oncología del Hospital Son Llàtzer (Ibsalut) hasta 2011. En la actualidad, ejerzo en el ámbito privado. Autor o coautor de más de 100 artículos y diez libros sobre la especialidad. Miembro electo de tres sociedades científicas nacionales y dos internacionales (European Association for Cancer Research y European Society for Medical oncology). He formado parte del comité editorial en cuatro revistas profesionales y becado por trabajos de investigación en ocho ocasiones. En 1987 obtuve el Premio Ciudad de Palma en el área de investigación científica. EN CUANTO A LAS LETRAS… En 1993, el primer libro de relatos: "De una cierta desmesura" (Edit. Prensa Universitaria. Palma de Mallorca) y, en 1997, el segundo: "Mi Giovanna por tres horas". Otros cuentos en volúmenes colectivos (1996, Edit. Noesis, Madrid; Edit. Ergon en 2005 y 2007…). Autor de las novelas “No habrá quien nos pueda separá más nunca” (Edit. Olañeta, Palma de Mallorca, 2000), “La fosa común” (Edit. Huerga y Fierro, Madrid, 2001) y, en la misma Editorial, “Tiempo de Despedidas” (2006) y “Frente a mí” (2014). También colabora en prensa con asiduidad. Autor de la columna semanal “Polvo de Letras” en la revista “Illespress” hasta su extinción y, desde hace 17 años, los domingos, columnista de opinión en “Diario de Mallorca”. En 2013 inició el blog “contar es vivir (te)” (http://gustavocatalanblog.com).

Leave a Comment