El caso Nóos para comulgar con ruedas de molino

Written by on 16 junio, 2018 in Critica, Política, Sociedad - No comments
Política. Sociedad. Crítica.
Por Gustavo Catalán

Como supongo saben todos ustedes, se trata del proceso a la infanta Cristina y su marido Urdangarín, iniciado allá por 2012 y bajo las acusaciones de prevaricación, malversación de fondos públicos y tráfico de influencias. En el ínterin y a la espera de una sentencia que hemos conocido hace pocos días, ambos han seguido en Suiza, obligado él a comunicar cualquier desplazamiento fuera de la Unión Europea (aunque Suiza no pertenezca a la misma) y conservando el pasaporte. Una tolerancia sin nada que ver con la aplicada a otros, en prisión cautelar desde hace meses y, a diferencia del cuñado del Rey, con juicio aún pendiente. Finalmente, 5 años y 10 meses de cárcel, que no llegan al doble de los que cayeron por la misma época al ladrón —plebeyo— de una bicicleta.

Por lo que hace a ella, y como responsable civil a título lucrativo, 137.000 euritos de multa y a otra cosa. Era titular de la mitad de Aizoon, una sociedad creada por el matrimonio para ingresar los dineros de sucesivos fraudes —sobre los 6 millones entre 2004 y 2007— y que Cristina manejaba a su antojo, aunque ignorase la ilícita procedencia, porque era todo amor, ciega confianza y ejemplo de ignorante candidez.

Iñaki Urdangarín se aprovechó del parentesco pero, ¡quién lo iba a sospechar, con esa pátina de transparencia que distingue a la familia real! En consecuencia, el exrey y su hija como quien dice de rositas y, al sobrevenido, unos añitos de nada para hacer creíble que la justicia es igual para todos. Quizá sí, hasta llegar a las sentencias: para el juez Castro, “Un saldo”. Las de ambos. Y diría que se ha quedado corto.

 

 

 

 

 

 

©Gustavo Catalán. All Rights Reserved

About the Author

J. GUSTAVO CATALÁN Nacido en Guipúzcoa. Licenciado y Doctor en Medicina (1990) por la Universidad de Barcelona. Especialista en Oncología y Endocrinología. Diplomado en Metodología Estadística por la Universidad de París y en Sanidad (Escuela Nacional de Sanidad,1982). Tras ocupar la subdirección del Centro Regional de Oncología de Baleares, jefe de la Sección de Oncología del Hospital General de Mallorca hasta 2002 y, posteriormente, jefe del Servicio de Oncología del Hospital Son Llàtzer (Ibsalut) hasta 2011. En la actualidad, ejerzo en el ámbito privado. Autor o coautor de más de 100 artículos y diez libros sobre la especialidad. Miembro electo de tres sociedades científicas nacionales y dos internacionales (European Association for Cancer Research y European Society for Medical oncology). He formado parte del comité editorial en cuatro revistas profesionales y becado por trabajos de investigación en ocho ocasiones. En 1987 obtuve el Premio Ciudad de Palma en el área de investigación científica. EN CUANTO A LAS LETRAS… En 1993, el primer libro de relatos: "De una cierta desmesura" (Edit. Prensa Universitaria. Palma de Mallorca) y, en 1997, el segundo: "Mi Giovanna por tres horas". Otros cuentos en volúmenes colectivos (1996, Edit. Noesis, Madrid; Edit. Ergon en 2005 y 2007…). Autor de las novelas “No habrá quien nos pueda separá más nunca” (Edit. Olañeta, Palma de Mallorca, 2000), “La fosa común” (Edit. Huerga y Fierro, Madrid, 2001) y, en la misma Editorial, “Tiempo de Despedidas” (2006) y “Frente a mí” (2014). También colabora en prensa con asiduidad. Autor de la columna semanal “Polvo de Letras” en la revista “Illespress” hasta su extinción y, desde hace 17 años, los domingos, columnista de opinión en “Diario de Mallorca”. Colaborador asimismo de la revista digital "Palabra Abierta", de Eastvale, California. En 2013 inició el blog “contar es vivir (te)” (http://gustavocatalanblog.com).

Leave a Comment