“Cuentos erróticos” con la penetración de la “rr”

Written by on 23/10/2019 in Critica, Literatura, Promocion - No comments
Literatura. Narrativa. Crítica. Promoción.
Por Ismael Sambra.

Creo fervientemente que sin la contribución del escritor y editor Manuel Gayol Mecías, no hubiera podido llevar a la práctica la idea de esta compilación. Para un escritor, de avatares innecesarios y confrontaciones múltiples, por haber vivido más de la mitad de la vida en el momento y el lugar equivocados, siempre es saludable encontrarse con entusiastas y humildes personajes como él, que se ganan de inmediato el derecho a ser incluidos en el estrecho círculo de los buenos amigos, sobre todo cuando se navega en las mismas aguas ideológicas y culturales en busca de la verdad.

Cuentos Erróticos es un proyecto que ya es historia. Es más que un nuevo concepto en literatura. Es también el trabajo de dos años consumados en este primer libro. Y es la continuación en muchos más libros en los años por venir, porque la convocatoria sigue vigente para aquellos que quieran escribir o tengan ya escrito cuentos con las características que expresamos aquí.

Los 29 autores seleccionados nos muestran una significativa variedad de asuntos y estilos narrativos. Hay de todo un poco y de lo mucho hay mucho. Es un libro para leerlo completamente porque de todo lo aquí presentado se saca siempre algo donde el bien triunfa sobre el mal, donde el mal se repudia y el bien se aplaude.

En el prólogo enunciamos:

el lector siempre encontrará un resquicio para dejarse llevar por la trama, sin tiempo ni lugar a sentirse aburrido o decepcionado, porque, además, las pinceladas eróticas le darán suficiente estímulo para llegar siempre al final y a la definición del concepto errótico.

Y puntualizábamos “el errotismo no solo refleja la belleza, y la inteligencia de esa belleza para la seducción y la atracción, sino además la proyección de una esencialidad existencial muy humana, que ha venido sucediéndose en la historia desde que el ser de carne y hueso dejó de ser primitivo para convertirse en un ser civilizado.

Este libro, de hecho, por su variedad, originalidad y simplicidad, es un elemento de referencia para saber de lo que se escribe en esta línea narrativa. Cada cuento tiene su propio embrujo y es como un modelo para definir estilos, técnicas y asuntos. Ninguno se parece a otro. Nadie se sentirá importunado. Por el contrario, todos se sentirán muy atraídos y hasta consternados, arrobados, identificados, turbados o exasperados por las impactantes historias narradas. Entonces, si así ocurre, quiere decir que la efectividad del concepto errótico se ha logrado entre el escritor y el lector, y en el sentido del errotismo, es decir, de lo erótico insertado como un elemento más en el conflicto emocional humano, el libro comienza a funcionar.

En la convocatoria lanzada planteábamos los puntos que debían ser considerados.

1.- El cuento errótico nunca es pornografía.

2.- El sexo no debe ser el tema central.

3.- El sexo no se presenta en forma deliberada.

4.- El cuento errótico puede ser también un resultado de lo antierótico.

De esta forma lo erótico es “un pretexto para llegar a otros asuntos implicados y relacionados con este e insertados en la complejidad del individuo y la sociedad”.

Para esta selección, además de la calidad literaria, tomamos muy en cuenta que en las obras presentadas estuvieran reflejados estos preceptos. Muchos de los temas aquí tratados son realmente turbulentos y hasta desconcertantes en su vasto desarrollo.

Algunos de estos cuentos fueron expresamente escritos para esta compilación. Tal el caso de “Lugares inhóspitos” de la escritora cubana Maritza Vega Ortiz, donde una joven enferma repasa su pasado de delicias vividas con su amante, mientras se prepara para recibir una visita en el sanatorio de sida donde “los visitantes desconocen nuestro escepticismo tras las paredes, las pisadas hueras sobre los mosaicos, el gimoteo en la atmósfera. Maritza nos envió su emotivo relato desde Cuba, así también lo hicieron otros dos autores, Roberto Leliebre y Nestor Leliebre Camué, miembros fundadores del primer grupo de escritores independientes en Santiago de Cuba, conocido como El Grupo. En el cuento de Roberto “Un pedacito de cielo”, un extranjero busca a una joven jinetera, y su novio se aprovecha y coopera: “El mulato engullía langostas como si en ello le fuera la vida. Cuando notó que Pierre lo observaba con interés se excusó con seriedad: ¿Sabe lo que pasa, mesié? Es que tengo casi treinta años y nunca había visto una langosta en persona”. Nestor Leliebre con su cuento “Magnolia en la eternidad”, recrea con giros poéticos un controversial encuentro entre un cuerpo disecado y una joven estudiante en la clase de anatomía, “Y Magnolia va lela hacia el hombre caído en la bruma y toca a manos llenas, y describe y llora a cántaros sobre su cuerpo, mientras lo abraza como a un pedazo de su alma que allí tendido vuelve poco a poco a la tierra y a la memoria de la nada.”

“El ojo diplomático”, de Manuel Gayol, con una prosa magistral, como nos tiene acostumbrado, mezcla de fantasía y realidad, y dando crédito a Einstein cuando afirmó que, “La imaginación es más importante que el conocimiento”, nos atrapa desde el mismo comienzo: El ojo se abrió de pronto. El ojo despierto fue paseándose como un lente por la habitación. Era un solo ojo, un daguerrotipo que obtenía las imágenes confusamente…”.

“Incendio en la línea 71” del español David Garrido Navarro, donde una chica que le gusta calentar a los tíos hasta ponérselas dura, acepta vivir con su novio y “entonces el autobús vuelve a ponerse en marcha y yo miro a Jorge y le sonrío. Él me devuelve la mirada y me sonríe también. Entonces me rindo al de detrás…”.

Con “De dónde ella viene”, viene Rebeca Ulloa Sarmiento con la obsesión de un joven estudiante y la oportunidad esperada. Él vive fascinado por la madre de su amigo y condiscípulo. Ella lo provoca. “De donde Ella viene, sigue contando, no se apaga el fuego nunca. Hay comida caliente siempre para el marido y para el amante. Es una carrera por ver quien llega primero y se la come”.

Dos dominicanos aparecen en esta compilación con narraciones que reflejan una cultura oscurantista, la superstición y el abuso a seres desvalidos. “Sacrificio materno”, de Leo Silverio, y “El despojo de Marina Pumarol”, de Bolívar Mejía, son historias de lo repudiable. Una madre le propone al hijo de su criada que tenga sexo con su única hija que es tetrapléjicaEs que mi hija ya está en edad de relacionarse con un hombre, acaba de cumplir veintiuno, musitó con cierta complacencia, y yo quiero que ella viva esa experiencia de mujer, aunque esa sea una vez…”. En “El despojo de Marina Pumarol”, la moral de la familia se veía amenazada por los ímpetus sexuales de la joven Marina, entonces la abuela decide llevarla para hacerle un despojo con el haitiano:

Pití, le pidió a Marina que se quitara toda la ropa, pero la muchacha no quería desnudarse, a un gesto del brujo, sus ayudantes arrancaron a tirones las prendas de vestir, dejándola como había nacido, la intuición le cubrió los pechos con ambas manos a la joven, y los ojos de Pití atraparon en sus pupilas la desnudez pura de un ángel, de sus gruesos labios brotaron los conjuros, mientras el sonido de una campana sofocaba el llanto de Marina.

“Mitomanía”, del mexicano Francisco Laguna Correa, narra la historia directa y fluida del día en que una adolescente pierde su virginidad y luego:  Yo, por mi parte, no tenía, primero, ni idea de que Carmela era lesbiana, y, segundo, de que yo misma también lo era, este detalle (o conversión, como quieran llamarlo) fue lo que me alentó a caer rendida sobre su sugestiva proposición”.

En “La santa”, cuento escrito expresamente para esta compilación por Chicho Porras, con alucinaciones visuales y una síntesis vertiginosa rayando en lo absurdo, presenta a una mujer el mismo día de su cumpleaños 45, que se descubre internamente y rememora…

Aurelia Potra, con sus tiernos dieciocho años, con una blusita roja ajustadita que llevaba a misa los domingos, y su carterita de vinil en un brazo. Al quedar a solas, el cura la tomaba de la mano y la llevaba a su cuarto en la sacristía de la iglesia, por un recoveco solitario y lleno de telas de arañas.

“El cuento de Hada”, del cubano exiliado José Hugo Fernández, cuenta los problemas de una mujer que nació con una vagina muy estrecha, se hace médico y quiere irse de Cuba para recibir tratamiento. Decide rifarse ella misma para reunir el dinero necesario: “Sin dar un paso, la mujer presenta mil disculpas y explica, atropelladamente, que, aunque su número resultó favorecido en la rifa, no viene a cobrar el premio de cuerpo presente, sino a rogarle que se lo entregue a su hijo”.

“Y sin embargo”, del panameño Pedro Crenes, con tristezas y recuerdos mezclados se teje la trama, y qué es la muerte sino eso, una abominable pasión convertida en una abominable ironía. Verónica no lo comprendía, dos viudas y un único féretro, cómo podía ser, todos estos años, cinco, y no supo nada, pero la viuda consoló a la otra viuda, a la imposible…”.

“Adonis Pardo”, de Alfredo Villanueva-Collado, de Puerto Rico, nos trae lo gótico en la sugerente figura del vampiro, y en el montaje analógico sobrepasa lo real “impulsando con automatismo psíquico lo imaginario y lo irracional” y llegar así a lo que Umberto Eco llamaría nivel tropológico: “Pero entonces me arrojó de sí, se rasgó la camisa, con una uña se abrió la piel bajo la tetilla izquierda y me apretó el rostro contra su pecho. Lamí lo que allí brotaba a la superficie”.

Odette Alonso cierra con “Tan amigos” y el engaño como camino para alcanzar el objetivo, con un lenguaje común, más bien coloquial: “Metió las manos bajo mi blusa, desabrochó con maestría el sostén y las acarició. Puse mi mano cerca de su entrepierna y lo sentí palpitar”.

― Quiero meterla entre tus tetas.

Me quitó la blusa y acomodó entre mis pechos aquel pedazo de carne dura…”.

♣♣♣

Sin más, aquí les presentamos, mi querido Manuel y yo, el primer libro de Cuentos Erróticos.

Referencia. “El cuento errótico”. Por Manuel Gayol Mecías: http://www.crearensalamanca.com/el-cuento-errotico-comentario-de-manuel-gayol-mecias/

♣♣♣

CONVOCATORIA PARA COMPILACIÓN

DEL CUENTO ERRÓTICO

El escritor Manuel Gayol Mecías y yo, Ismael Sambra, estamos enfrascados en un proyecto nuevo para publicar este año una selección de cuentos erróticos (así con doble erre). No pretendemos hacer una antología en el estricto significado del término, con lo que se está haciendo o no en el tema del erotismo. Es una compilación que pudiera ser atrayente para el lector por el argumento y el asunto reflejado, y por el alto nivel literario. En este sentido, con este libro abrigamos la esperanza de reunir cuentos inéditos o ya publicados, basándonos en los siguientes puntos:

  • El sexo no debe ser el tema central

Es una circunstancia más de las tantas existentes. Aquí lo erótico forma parte del asunto y no es el asunto en sí, sino una mediación para abordar otros temas que involucran la existencia y lo esencialmente humano. No es sólo sexo, es además el sexo. Es el hecho válido de que lo erótico adiciona importancia a otros aspectos o sentimientos relevantes de la vida.

  • El cuento errótico nunca es pornografía

Aquí el sexo no es la tosca descripción del acto sexual del que ya se ha abusado demasiado. Sabemos que lo erótico se confunde y se pierde cuando se mezcla con la pornografía. No es lo burdo de una relación, ni lo a veces abusivo, o grotesco, del acto como tal por el puro hecho de la posesión; no es el sentido de la posesión como relación de poder ni mucho menos el de la perversión y el masoquismo.

  • El sexo no se presenta en forma deliberada

Se trata del diamante que exige laboriosidad y entrega. Por eso buscamos esos cuentos que son erróticos a nuestro entender; es decir, una combinación en la que el erotismo se une con lo gótico del “misterio, la fantasía y el terror”, pero también con los conflictos que existen a través de lo sexual, y que por error o por exceso nos marcan y/o definen la vida. Intentamos dejar ver que para estos tiempos ya la literatura erótica —además de brindar el mero gusto y lo saludable del placer— es un importante hecho existencial que canaliza otros muy variados e inquietantes significados de lo esencialmente humano. Así se presentan situaciones que pudieran tener como marco o color la relación sexual.

El cuento errótico puede ser también un resultado de lo antierótico

El sexo no es el tema central, es algo más, independientemente de cualquier alienación y orientación sexual. La presentación de este acto físico-mental —y en el mejor de los casos espiritual—, puede no despertar deseos sexuales, sino más bien abatimiento, contrariedad, indefensión, rabia, dolor, el sabor de lo que pudo ser y no fue por violación y abuso, por los excesos, faltas o errores cometidos.

• El sexo y el centro de la vida

Algunos psicoanalistas sitúan el sexo como el centro de la vida por encima del intelecto. Otros no lo ven así. No obstante, reconocemos que la sexualidad en el ser humano es un aspecto detonante y que aún puede estar vigente mucho de lo que Freud nos legó. Éste diferenció dos tipos de pulsiones: los impulsos del yo o de autoconservación y los impulsos sexuales. Ambos impulsos pueden fortalecer el espíritu o destruirlo, dependiendo del grado de afección o defección que esto pueda generar. Una violación, un acoso, un abuso, el tráfico, el chantaje, el comercio, la pederastia, el estupro, el sadomasoquismo, “la perversión”, la incomprensión, la no correspondencia, la prostitución, la exacerbación de los instintos, pueden crear trastornos en el desarrollo psíquico-sexual y transformarse en traumas que tendrían que ser tratados.

La realidad corpórea supera cualquier descripción e, incluso, cualquier ficción. El sexo arraigado como instinto es peligroso y puede crear surcos emocionales difíciles de superar o eliminar. El sexo se materializa en nuestra típica manera, con nuestra forma natural, temperamento y condiciones físicas. Evitemos los esquemas, la rutina, pero también los alardes. Porque entonces, ¿dónde queda la magia?, ¿dónde queda el misterio que implica tal acto supremo, la espontánea expresión de los sentidos? En la improvisación, en la armonización, en la adaptación de la belleza imaginativa está lo necesario para alcanzar el clímax. El orgasmo se acerca más a lo psicológico que a lo fisiológico. La falta de orgasmo está relacionada también con los errores sexuales; y, entre estos errores, está el deseo inmenso de impresionar a nuestra pareja.

Sólo queremos provocar e inspirar las posibilidades creativas de los narradores que tengan o quieran escribir cuentos con las características que pedimos aquí; y alejarnos así de lo común, de lo que se ha escrito para epatar. Debemos empezar a ver este otro ángulo del erotismo como una problemática profundamente humana y salirnos de lo puramente comercial o superficial, que nos lleva irremediablemente al vacío.

Esta selección se presentará primeramente impresa y también en forma digital. Cubrimos todos los gastos de publicación. Sólo deben enviarnos sus textos si creen que pueden estar dentro de estas características que hemos descripto. A todos los seleccionados se le obsequiará un ejemplar. Pueden contactarnos:

Ismael Sambra: IsmaelSambra@nuevaprensalibre.com Toronto. www.SambraFamilyArt.com

Manuel Gayol Mecías: mu.gayol3@gmail.com California. www.PalabraAbierta.com

 

 

 

 

 

 

©Ismael Sambra. All Rights Reserved

 

 

 

About the Author

Ismael Sambra (1947) Santiago de Cuba. Fue un fundador del primer grupo de escritores y artistas independientes cubanos conocido como El Grupo. Ha publicado poesía, cuento, crítica, artículos y ensayos. Ha recibido premios y reconocimientos. Entre estos el internacional de poesía Casa de Las Américas y el Nacional de Poesía Heredia. Ha publicado, entre otros libros, Las cinco plumas y la luz del sol (cuento para niños), Hombre familiar o Monólogo de las confesiones (poesía), The art of growing wings (cuento para niños), Los ángulos del silencio (Trilogía poética), Vivir lo soñado (cuentos breves), Bajo lámparas festivas (poesía), El único José Martí, Principal opositor a Fidel Castro (ensayo), The five feathers (cuento para niños), L’histoire des cinq plumes (cuento para niños), El color de la lluvia (relato para niños, edición bilingüe), Cuentos de la prisión más grande del mundo (cuentos para adultos), Family man (poesía), Queridos amantes de la libertad (periodismo),  Monologue des confessions (poesía, edición bilingüe).  Es co-autor de la selección Cuentos erróticos (cuentos para adultos). Es Académico Correspondiente de la Academia de Historia de Cuba-Exilio y Miembro de Honor del PEN Club de Escritores de Canadá.

Leave a Comment