Grandes mitos sobre el periodismo del siglo XXI

Written by on 9 abril, 2016 in Critica, Periodismo - No comments
Periodismo. Crítica.
Por Jesús Hernández Cuéllar…

Logo de Café Impresso

En cada nueva época, con cada nueva invención, descubrimiento o innovación surgen nuevos mitos. Así ha sido desde el principio de la humanidad, y el periodismo no tiene por qué ser la excepción. La era digital que se consolidó en el siglo XXI, y que no para de innovar, trajo herramientas formidables para la producción de contenidos periodísticos, herramientas también muy útiles para la investigación y la promoción de los mismos. Sin embargo, los mitos que acompañan a esta nueva época son muy curiosos y en ocasiones entran en el peligroso terreno del ridículo. ¿Será por ello que sólo unos pocos medios y bloggers han logrado financiar sus proyectos en la red?

Es aconsejable tomar nota de que en una era de vertiginosas innovaciones, no faltan los pícaros que se inventan teorías para sacar provecho de las novedades. Internet, como la vida, es cielo e infierno. Está cargado de conocimientos, informaciones, inteligencia y diversiones, que han mejorado nuestras vidas. Pero también está saturado de falsedades, oportunismos y obscenidades.

Si investigamos todo lo que tiene cara de mito acerca del periodismo del siglo XXI, encontraremos lo siguiente:

— El periodismo del siglo XX es obsoleto, frío y aburrido

¿Quién dijo eso? ¿Bill Gates, fundador de Microsoft y mecenas de notables proyectos periodísticos? ¿Andrés Oppenheimer, ganador del Pulitzer, del Ortega y Gasset, del Maria Moors Cabot y del Rey de España? ¿O la galardonada Carmen Aristegui? Por supuesto que no. El periodismo del siglo XX sentó las bases del ejercicio de una profesión que ha provocado y detenido guerras, que ha derribado gobiernos, que ha obligado a abrir juicios políticos a presidentes, que ha dado a conocer los grandes avances científicos y tecnológicos que nos han beneficiado durante largas décadas. Una profesión que ha sido calificada de “cuarto poder” en las democracias occidentales. El periodismo frío y aburrido siempre fue malo, no sólo ahora. Por supuesto, tratar de producir un reportaje con cámaras de 1920 y máquinas de escribir Underwood, es una mala idea. Era una mala idea también en 1985.

— El periodista moderno tiene que aprender a tomar fotos, videos, diseñar y hacer las promociones de sus reportajes

Si sometemos a los periodistas a un riguroso entrenamiento, hay grandes oportunidades de que se conviertan, hasta cierto punto, en fotógrafos, videógrafos, diseñadores y promotores al mismo tiempo. Esta es una forma confusa que proponen ciertas empresas mediáticas para ahorrar dinero, pero la idea no tiene nada que ver ni con la era digital ni con el periodismo. Si pones al arquitecto a colocar ladrillos, al plomero a armar la carpintería, al carpintero a preparar la mezcla y al albañil a diseñar el proyecto, estás trabajando horas extras para que el edificio se derrumbe antes de estar terminado.

— El periodismo digital es breve, atractivo y fácil de entender

Lo de breve depende de muchos factores, entre ellos la audiencia a la que va dirigido el contenido. Lo de atractivo y fácil de entender viene de la Antigua Grecia. Nada que ver con la era digital. Para Antonio Caño, director del diario español El País, Internet no tiene que ser sinónimo de notas cortas, pero sí de historias bien contadas. “Muchas veces los artículos más vistos en El País tienen 10 mil palabras y tienen un trato severo de la información, eso no ha desaparecido, simplemente hay que trabajarlo adecuadamente”, según el máximo ejecutivo del periódico más importante en lengua castellana.

Video del director de ContactoMagazine.com y autor de esta columna, Jesús Hernández Cuéllar, en una breve exposición en el Club del Pensamiento Crítico en la Biblioteca de Huntington Park, California.

— El periodismo escrito está muriendo, lo nuevo es la noticia en vídeo.

Mucha gente confunde la crisis que están sufriendo las ediciones impresas de muchos diarios, con el periodismo escrito. Nada que ver una cosa con la otra. Hoy día se escribe y se lee más que nunca, en internet. Volvemos a El País, diario que nunca antes había tenido 15 millones de lectores como los tiene ahora en la red, según la página Rankenn.com. Le sigue el también el diario español El Mundo, con 12 millones de lectores, y el argentino Clarín, con nueve millones de internautas tratando de informarse. Si pasamos al mundo anglosajón, ni qué decir. El espacio Yahoo/ABC News, con mucho material escrito en su sitio, tenía en enero de 2015 casi 128 millones de visitantes, mientras que la cadena CNN contaba con 101 millones. Entre los grandes diarios de Estados Unidos, el USA Today tenía en esa fecha casi 79 millones de lectores mientras que el legendario The New York Times contaba con poco más de 57 millones y el Washington Post, con casi 48 millones, según la firma de investigación comScore.com. Nunca antes habían tenido tan gigantescas audiencias. En el plano global, la red social Facebook ya tiene aproximadamente mil 500 millones de usuarios, y una enorme cantidad de ellos publica sus posts constantemente, como sea, hasta con faltas de ortografía. En enero de 2016 surgió un “meme” sobre esto. Alguien publicó una foto de los Reyes Magos con el siguiente texto: “hemos visitado tu perfil, ¿y sabes qué? Este año te vamos a regalar un diccionario”.

— El periodista tradicional será sustituido por el periodista ciudadano

Es mucho más probable que el periodista tradicional sea sustituido parcialmente por robots, dentro de 50 años, que por periodistas ciudadanos. El periodismo ciudadano es un complemento extraordinariamente útil, que está ayudando a los medios establecidos a recibir información de lugares donde no tienen un corresponsal. Aun así, los medios más serios tratan de confirmar lo que reciben de sus colaboradores ciudadanos.

— Para el periodismo televisivo, los ratings son los que cuentan

El periodismo televisivo fuerte casi siempre está acompañado de buenosratings. Esa es la realidad de las cadenas norteamericanas ABC, CBS, NBC, Fox yCNN, entre otras muchas del mundo, inclusive de las principales en español que funcionan en Estados Unidos, América Latina y España. Pero hay que aprender a separar una cosa de la otra. Los ratings no representan un componente propio del periodismo televisivo. Sólo son útiles para las ventas publicitarias. Donde hay buenos ratings, hay muchos anunciantes comerciales.

— La gente solo quiere entretenerse, divertirse

¡Vaya manera de divertirse la de los 79 millones de usuarios que visitan el USA Today, de los 57 millones del The New York Times, o de los 15 millones que leenEl País! Las audiencias saben la diferencia. Desde tiempos inmemoriales hay conciencia de que los medios informativos son para eso, para informarse. Para divertirse hay otras muchas alternativas tanto en las plataformas tradicionales como en las digitales. ¿Acaso funcionaría igual el respetado Carlos Alberto Montaner imitando a Tres Patines?

— Los medios en español de Estados Unidos deben hacer un periodismo muy simple, con lenguaje muy sencillo para los inmigrantes.

Las audiencias que consumen los medios en español de Estados Unidos no vinieron del planeta Marte. Vinieron de países latinoamericanos en la mayoría de los cuales se hace muy buen periodismo. Por ejemplo, los millones de inmigrantes mexicanos que viven en Estados Unidos están acostumbrados a ver y escuchar a Carmen Aristegui, a Carlos Loret de Mola, a Javier Alatorre, y a nivel impreso vienen de leer El Universal, Reforma, La Jornada, Excélsior, la revistaProceso, Milenio y otros medios importantes de su país. Al igual que los colombianos, que vienen de ver y escuchar las cadenas Caracol, RCN y NTN24, y de leer el diario El Tiempo y la revista Semana. No faltan aquéllos que acusan a quienes dirigen algunos medios hispanos de Estados Unidos de no saber hacerlo mejor.

Los mitos, mitos son. En las sociedades occidentales, el periodismo ha jugado un papel protagónico en la consolidación de la democracia, sobre todo a través de la supervisión del ejercicio del gobierno, de la conducta de las empresas y de los vaivenes de organizaciones de la sociedad civil. La era digital en este siglo XXI no va a cambiar eso. Lo va a mejorar. Solo que se necesita estar muy preparados para afrontar una competencia feroz.

[Tomado de Contacto Magazine.com]

Jesús Hernández Cuéllar

©Jesús Hernández Cuéllar. All Rights Reserved

About the Author

Jesús Hernández Cuéllar es director y editor de Contacto Magazine. Desde 1981 ha trabajado en todo tipo de medios: agencias de prensa, diarios, radio, televisión, semanarios, internet, revistas y redes sociales. Fue redactor de la agencia EFE en Cuba, Costa Rica y Estados Unidos, así como editor metropolitano del diario La Opinión de Los Angeles, California, e instructor de periodismo de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA). Ha trabajado como periodista en las elecciones presidenciales de Estados Unidos desde la elección de Ronald Reagan en 1984.

Leave a Comment