De Valtonyc a los hackers

Written by on 28 mayo, 2018 in Critica, Literatura, Sociedad - No comments
Literatura. Sociedead. Crítica.
Por Gustavo Catalán.

Absolutamente lego en materia de leyes, leo sin embargo de sucesos varios: desde declaraciones ofensivas para terceros, a incitaciones al odio cuando no al puro asesinato o acciones dirigidas a amargar la vida de desconocidos y me digo si acaso, más acá de la cárcel -que por cierto y en cuanto a su función rehabilitadora deja bastante que desear-, no podrían arbitrarse acciones que disuadiesen a los autores y sus eventuales émulos en el futuro.

Dejando a un lado la violencia física o el latrocinio al que el Partido Popular nos tiene acostumbrados, una sociedad democrática y garante de los derechos básicos que nos debieran asistir, precisa dotarse de la reglamentación para actuaciones punitivas que puedan ser, a más de razonables, asumidas por una mayoría; también con valor profiláctico y que no sean puestas en cuestión por su desmesura. Hay que poner el punto final a una justicia con demasiados agujeros negros, tardía y anacrónica. A modo de ejemplos, animar a acabar con la vida de algún puto guardia civil como ha hecho el rapero Valtonyc, ejercer de hacker y poner palos en las ruedas de quienes pueden emplear las redes para algo más que el entretenimiento, abundar en la mentira -publicidad engañosa- , protagonizar un falso aviso de bomba, simular que hay virus Ébola en un bote de gel o incitar a la xenofobia, seguramente no son comportamientos de los que deba seguirse causa penal y privación de libertad, pero ser incorporados a un archivo que sirva para agravar el castigo en caso de reincidencia y entretanto un buen zasca al bolsillo de los tales, quizá fueran contrapartidas a tener en cuenta frente a graciosos, inoportunos o descerebrados.

Algo habría que hacer para evitarnos, cuando no ofensas inmerecidas, lamentables espectáculos o gastos públicos innecesarios. Y es que, como se ha repetido hasta la saciedad aunque las normas legales parezcan seguir mirando en ocasiones hacia otro lado, la libertad de unos no ha de impedir tranquilidad y paz para los más. El insulto o un dedo en el ojo ajeno no es en mi criterio el ejercicio legítimo de un derecho y, en consecuencia, si no palo, siquiera algo socialmente aceptable y jurídicamente establecido  para el tente tieso.

[Publicado en 

 

 

 

 

 

 

©Gustavo Catalán. All Rights Reserved 

About the Author

J. GUSTAVO CATALÁN Nacido en Guipúzcoa. Licenciado y Doctor en Medicina (1990) por la Universidad de Barcelona. Especialista en Oncología y Endocrinología. Diplomado en Metodología Estadística por la Universidad de París y en Sanidad (Escuela Nacional de Sanidad,1982). Tras ocupar la subdirección del Centro Regional de Oncología de Baleares, jefe de la Sección de Oncología del Hospital General de Mallorca hasta 2002 y, posteriormente, jefe del Servicio de Oncología del Hospital Son Llàtzer (Ibsalut) hasta 2011. En la actualidad, ejerzo en el ámbito privado. Autor o coautor de más de 100 artículos y diez libros sobre la especialidad. Miembro electo de tres sociedades científicas nacionales y dos internacionales (European Association for Cancer Research y European Society for Medical oncology). He formado parte del comité editorial en cuatro revistas profesionales y becado por trabajos de investigación en ocho ocasiones. En 1987 obtuve el Premio Ciudad de Palma en el área de investigación científica. EN CUANTO A LAS LETRAS… En 1993, el primer libro de relatos: "De una cierta desmesura" (Edit. Prensa Universitaria. Palma de Mallorca) y, en 1997, el segundo: "Mi Giovanna por tres horas". Otros cuentos en volúmenes colectivos (1996, Edit. Noesis, Madrid; Edit. Ergon en 2005 y 2007…). Autor de las novelas “No habrá quien nos pueda separá más nunca” (Edit. Olañeta, Palma de Mallorca, 2000), “La fosa común” (Edit. Huerga y Fierro, Madrid, 2001) y, en la misma Editorial, “Tiempo de Despedidas” (2006) y “Frente a mí” (2014). También colabora en prensa con asiduidad. Autor de la columna semanal “Polvo de Letras” en la revista “Illespress” hasta su extinción y, desde hace 17 años, los domingos, columnista de opinión en “Diario de Mallorca”. Colaborador asimismo de la revista digital "Palabra Abierta", de Eastvale, California. En 2013 inició el blog “contar es vivir (te)” (http://gustavocatalanblog.com).

Leave a Comment