Abuelos necesarios. ¡Y menos mal!

Written by on 28 Junio, 2017 in Critica - No comments
Sociedad. Crítica.
Por Gustavo Catalán…

Una de las muchas compensaciones que aporta el paso de los años, es la posibilidad de verse acompañado de algún que otro descendiente -con biberón o recién abandonado éste- cuyo cuidado y compañía hace aflorar la sonrisa cada dos por tres. El merodeo de los nietos en derredor, conforme crecen, regala alegrías indescriptibles, lo que no quita para que, en ocasiones y de ser varón, delegues el control en la abuelita mientras te refugias en cualquier rincón en un intento -vano empeño, por lo general- de reconocerte como el que eras antes de contar cuentos (los que explicabas a tus hijos cayeron hace años en el olvido) y andar vigilando que no se tiren la sopa sobre la camiseta.

No obstante, con estas líneas pretendo puntualizar sobre extremos que suelen orillarse cuando prima el contento. Y es que una cosa es la gratificación que lleva aparejada la compañía de los nietecillos/as y, otra distinta, unas servidumbres, no por voluntarias menos ciertas, que debieran ser contempladas y adecuadamente compensadas por el erario. Ya me contarán ustedes en qué quedaría la conciliación de no mediar muchas veces los abueletes; en qué, el amor que los padres se profesan, si no pueden estar solos alguna que otra noche sin niño interpuesto. Y para todos, pero centrado hoy en los abuelos, por mera disciplina analítica parece oportuno separar la satisfacción que regalan los niños de la eventual necesidad de levantarse a las cuatro de la madrugada, cuando te despiertan reclamando entre pucheros a mami/papi.

En tales circunstancias, esas virtudes que suelen ser frecuentes en la madurez, afabilidad y paciencia, pueden transformarse alguna que otra vez en puro heroísmo. Por eso, no estaría mal que se contemplara, con cargo a los fondos de ayuda social, una compensación economica a los abuelos que sumar a su pensión.

Y es que el amor que se les profesa no debiera estar reñido con la justicia social, ni el gozo que nos procuran ser suficiente pago. Porque lo mismo podría aducirse para bajarle el sueldo al futbolista por el subidón que debe producirle meter un gol. O despojar de salario a quien finalmente consiga descubrir la curación del Parkinson, por un decir, argumentando que con el logro ya tiene su recompensa. Sentirse dichoso y hacerse a un tiempo con cuatro perras (euros) adicionales, no debieran ser asuntos incompatibles. Y no se lo tomen a broma mientras juegan con ellos y la Tablet o todo seguirá, como sospecho, exactamente igual.

[

©Gustavo Catalán. All Rights Reserved

About the Author

J. GUSTAVO CATALÁN Nacido en Guipúzcoa. Licenciado y Doctor en Medicina (1990) por la Universidad de Barcelona. Especialista en Oncología y Endocrinología. Diplomado en Metodología Estadística por la Universidad de París y en Sanidad (Escuela Nacional de Sanidad,1982). Tras ocupar la subdirección del Centro Regional de Oncología de Baleares, jefe de la Sección de Oncología del Hospital General de Mallorca hasta 2002 y, posteriormente, jefe del Servicio de Oncología del Hospital Son Llàtzer (Ibsalut) hasta 2011. En la actualidad, ejerzo en el ámbito privado. Autor o coautor de más de 100 artículos y diez libros sobre la especialidad. Miembro electo de tres sociedades científicas nacionales y dos internacionales (European Association for Cancer Research y European Society for Medical oncology). He formado parte del comité editorial en cuatro revistas profesionales y becado por trabajos de investigación en ocho ocasiones. En 1987 obtuve el Premio Ciudad de Palma en el área de investigación científica. EN CUANTO A LAS LETRAS… En 1993, el primer libro de relatos: "De una cierta desmesura" (Edit. Prensa Universitaria. Palma de Mallorca) y, en 1997, el segundo: "Mi Giovanna por tres horas". Otros cuentos en volúmenes colectivos (1996, Edit. Noesis, Madrid; Edit. Ergon en 2005 y 2007…). Autor de las novelas “No habrá quien nos pueda separá más nunca” (Edit. Olañeta, Palma de Mallorca, 2000), “La fosa común” (Edit. Huerga y Fierro, Madrid, 2001) y, en la misma Editorial, “Tiempo de Despedidas” (2006) y “Frente a mí” (2014). También colabora en prensa con asiduidad. Autor de la columna semanal “Polvo de Letras” en la revista “Illespress” hasta su extinción y, desde hace 17 años, los domingos, columnista de opinión en “Diario de Mallorca”. En 2013 inició el blog “contar es vivir (te)” (http://gustavocatalanblog.com).

Leave a Comment